AHORA 5% DE DESCUENTO EN TODAS LAS COMPRAS A TRAVÉS DE NUESTRA WEB (no aplicable a ofertas).
GASTOS DE ENVÍO GRATIS PARA PENÍNSULA POR COMPRAS SUPERIORES A 40€ (PARA LEÓN Y ALFOZ 30€)

SENTIMENTALES, OFENDIDOS, MEDIOCRES Y AGRESIVOS

SENTIMENTALES, OFENDIDOS, MEDIOCRES Y AGRESIVOS
Autor: GIRAUTA, JUAN CARLOS
Isbn: 9788418414398
Editorial: SEKOTIA EDITORIAL
Fecha de Publicación: 01/06/2022
Editado en MADRID
Materia: SOCIOLOGIA
Encuadernación Rústica
Nº de páginas: 208
Colección REFLEJOS DE ACTUALIDAD nº 1
SENTIMENTALES, OFENDIDOS, MEDIOCRES Y AGRESIVOS
Girauta alerta contra las actuales formas de manipulación sentimental e ideológica. De paso, nos explica cómo la izquierda se ha hecho con la hegemonía cultural. Entenderlo exige una aproximación al posmarxismo. En concreto, al enlazamiento de causas o luchas aparentemente independientes.¿Por qué la derecha no ha impuesto ni una sola causa propia en las últimas décadas? ¿Por qué va a rastras en materia de valores? ¿Por qué siempre acaba interiorizando premisas a las que en un principio se resiste? Existe una razón principal: se ha desentendido de la guerra cultural y no cree en el poder del discurso. En ese sentido, la derecha es infinitamente más materialista que la nueva izquierda. Una advertencia importante: la guerra cultural que Girauta defiende no persigue que la hegemonía cultural pase a la derecha. Su objetivo es que se preserven los principios fundacionales de la democracia liberal, paulatinamente desvirtuados: igualdad, libertad de expresión, carga de la prueba, respeto a la esfera privada, etc. Convertida en generadora permanente de antagonismo, la izquierda democrática ha mutado su naturaleza. Esta transformación, sumada a la insensata renuncia al imaginario de conservadores y liberales, explica el regreso de la censura, la cancelación cultural, el neopuritanismo, la coacción ambiental y la infantilización de la sociedad. También la paradoja de una juventud siempre al lado del poder establecido mientras cree combatirlo. Se la ha formado para no soportar las opiniones contrarias, que interpreta como violencia. Mientras, las grandes corporaciones tecnológicas fomentan la hostilidad social y la frustración individual. «La inestabilidad es el caldo de cultivo para la fabricación, estímulo y articulación de nuevas causas que nunca se satisfarán. Eso es estructural en la nueva hegemonía. Así se obtuvo y así se mantiene: radicalizando la democracia, alentando la conflictualidad, sembrando antagonismos. De nada de esto tiene noticia la derecha del sentido común, ese ideario tan estimulante». Juan Carlos Girauta
Girauta alerta contra las actuales formas de manipulación sentimental e ideológica. De paso, nos explica cómo la izquierda se ha hecho con la hegemonía cultural. Entenderlo exige una aproximación al posmarxismo. En concreto, al enlazamiento de causas o luchas aparentemente independientes.¿Por qué la derecha no ha impuesto ni una sola causa propia en las últimas décadas? ¿Por qué va a rastras en materia de valores? ¿Por qué siempre acaba interiorizando premisas a las que en un principio se resiste? Existe una razón principal: se ha desentendido de la guerra cultural y no cree en el poder del discurso. En ese sentido, la derecha es infinitamente más materialista que la nueva izquierda. Una advertencia importante: la guerra cultural que Girauta defiende no persigue que la hegemonía cultural pase a la derecha. Su objetivo es que se preserven los principios fundacionales de la democracia liberal, paulatinamente desvirtuados: igualdad, libertad de expresión, carga de la prueba, respeto a la esfera privada, etc. Convertida en generadora permanente de antagonismo, la izquierda democrática ha mutado su naturaleza. Esta transformación, sumada a la insensata renuncia al imaginario de conservadores y liberales, explica el regreso de la censura, la cancelación cultural, el neopuritanismo, la coacción ambiental y la infantilización de la sociedad. También la paradoja de una juventud siempre al lado del poder establecido mientras cree combatirlo. Se la ha formado para no soportar las opiniones contrarias, que interpreta como violencia. Mientras, las grandes corporaciones tecnológicas fomentan la hostilidad social y la frustración individual. «La inestabilidad es el caldo de cultivo para la fabricación, estímulo y articulación de nuevas causas que nunca se satisfarán. Eso es estructural en la nueva hegemonía. Así se obtuvo y así se mantiene: radicalizando la democracia, alentando la conflictualidad, sembrando antagonismos. De nada de esto tiene noticia la derecha del sentido común, ese ideario tan estimulante». Juan Carlos Girauta

Precio:19.00 €
18.05 €


Disponible en libreria

Añadir a la cesta